Entrada destacada

Síguenos por mail

jueves, 1 de marzo de 2018

Homenaje a Nuca, en nuestro corazón. Acoge o adopta un abuelo

Hoy día 1 de Marzo de hace tres años, fuimos a buscar a Nuca.
Nuca vino en sueños a contactarme sin conocernos de nada. Unos días después de soñar con ella, me pasaron su caso. 
Una gata de 15 años que toda su vida había compartido con la misma persona, tenía que marcharse de su vida.
Después de buscar y buscar casa para ella en Madrid donde vivía, supe que tenía que ayudarla fuera como fuera. La conexión era muy fuerte. Y así fue como Nuca viajó de Madrid a Barcelona para quedarse en casa.
Tres meses estuvo con nosotros, donde giró del revés nuestras vidas. Todas las lecciones y enseñanzas que vino a traernos este animal, esta alma poderosa y llena de amor son algo que jamás olvidaremos.
El amor que sentimos por ella y ella por nosotros en tres meses, es infinito.
Un mes estuvo escondida y le dábamos la comida debajo del armario donde se escondía cuando entrábamos sin poder contactar con ella de ninguna manera. El sentimiento de abandono y no entendimiento de su nueva situación después de toda una vida hecha, empezó a hacer mella y tuvo problemas, enfermó o ya vino enferma de su sitio.
El siguiente mes empezó a salir por casa y a conocer a los gatos que tendrían que vivir con ella. En ese mes también empezó a establecer vínculo con nosotros, los humanos.
Al mes siguiente, con ayuda de flores, comunicación, fue el principio de una convivencia total con humanos y gatos llena de estima, respeto, cariño, y empezó un final inminente de su vida.

Ella sentía enfado con el mundo, bloqueo y abandono, decepción.
Nuca pudo morir de forma natural en casa, después de días de tratamiento veterinario debido a su pancreatitis. Ella quería morir en casa y así fue.
Nuca ha sido una de las experiencias más bonitas que hemos tenido en la vida, el vacío que dejó en Joan y en mí al marchar, fue inmenso. Se despertaron muchos sentimientos en nosotros, igual que en ella antes de marchar tal como dijo a Natalia (Veterinaria y comunicadora), sentía tristeza de tenerse que marchar ahora que habíamos conseguido hacer vínculo. Ella luchó contra su vida y su muerte debatiéndose entre irse o quedarse.
Su energía era muy grande, y unas horas antes de su muerte, me regaló la última caricia mirándome a los ojos para luego marcharse.
De todos los animales que tuve, ella fue la que vino a enseñarnos el acompañamiento, la muerte y todo lo que conlleva ella.
Vino antes de una separación, y con su muerte también murió algo en nosotros. A veces creo que vino para que Simba no se marchara, o que vino a enseñarnos a ambos como debíamos acompañarnos, o vino a hacer morir algo que estaba roto, o vino a superar mis sentimientos de niña en los que me veía reflejada, o vino a enseñarnos que hay energías en el mundo sutil que nos influyen y que ellos absorben por nosotros, o vino por mil cosas más, a llenar nuestros corazones, a enseñarnos humildad y no sentir lástima de una gata aunque sea abuela. A enseñar qué es la dignidad.
Nuca, la Nuca que fue, descansa en un rosal blanco y en el mar, tal como ella pidió. Y cada primavera incluso cada invierno nace una rosa blanca.


Gracias por todo Nuca allá donde estés, te llevamos para siempre en el corazón.
Acoge y adopta un abuelo.
(Gracias a toda la gente que nos ayudó con Nuca, especialmente Natalia de Elche e Isabel de Madrid.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario