Entrada destacada

Síguenos por mail

viernes, 20 de enero de 2017

La misión de un potro llamado Ikaro de Santuario Winston

 (Rectfico que puse Asociación y es Santuario para quién ha compartido ya)
Dolo, junto a otras personas, crearon y gestionan lo que hoy es Santuario Winston en Ávila.
Dedicado a la ayuda de caballos maltratados y/o abandonados.
Esta historia mágica e increíble, empezó cuando conocí a Dolo a través de mi amiga Rosa González que se dedica a la Geometría Sagrada. Ella me puso en contacto con Dolo porqué acababan de rescatar a cuatro caballos salvajes que eran manada: Noor, Bowie, Alma y Gala. Sus vidas corrían peligro y acababan de llegar al refugio de Dolo. Pero esta historia va sobre otro miembro, un potro llamado Ikaro.
Al tiempo de conocernos, Dolo me pidió comunicación con Ikaro porque había observado un comportamiento un poco especial de él y quería conocer su misión o un posible don especial que llevaba dentro.
Ikaro es un potro que estaba dado en adopción y regresó al santuario porqué no podían mantenerle. Ninguna de las dos quisimos que me diera más información para no sugestionarme y las dos estábamos a la expectativa de que sería lo que comunicaría Ikaro si es que quería o yo podía hacerlo.
La comunicación resumida:
Al conectar con él enseguida me llegó su energía calmante y apaciguadora.
En imágenes me mostró dos caballos en conflicto y él que se ponía en medio de los dos. Comunicó que su misión era hacer de puente apaciguador. Dijo o yo percibí, que con su campo, aura, podía transmutar espacios de conflicto y transformarlos en amor, en calma. Que con su presencia sosegaba.
Comunicó que no sabía muy bien como hacía eso pero que sí sabía percibir un momento en que él tenía que aparecer y hacerlo.
Transmitió que lo hacía de forma natural y espontánea. Dijo que tenía una capacidad innata de palpar, sentir, el sufrimiento de algunos de sus compañeros con los que comparte.
Comunicó sobre su empatía al dolor o tristeza de sus amigos y compañeros. Que con ese sentir ayudaba a transmutar y liberar a los otros de todas esas emociones.
Sobre concretamente su misión en el grupo comunicó:
Apaciguar, transmutar sus campos energéticos, calmar. Hacer de puente y conexión entre las emociones de ellos y hacerlos conectar con la alegría, la sanación y sus almas.
Sobre su vida y experiencias, dijo que es feliz y está satisfecho. Que no hay tristeza acumulada por algún hecho, que sólo siente la tristeza de los otros, la acoge como suya para transmutarla y liberarla. También transmitió que le pasa con humanos y otros animales de otras espécies. Dijo que él mismo se veía como un todo, una unidad y se sentía muy anclado a la tierra. Para Dolo dio unos mensajes preciosos personales para ella. Más abajo os adjunto el video que me mandó después comunicar y el motivo de que ella pidiera saber y confirmar esa información.
No hay palabras... y si las hay son sólo de agradecimiento de haber podido participar en esta aventura de Ikaro y la emoción que sentimos las dos.
Gracias Dolo por darme permiso para compartir esta historia que como otras debería saber el mundo y poder tomar conciencia de lo que nos envuelve.
Gracias por vuestro trabajo incondicional en la asociación y mil gracias a Ikaro, esta gran alma, este gran ser que siento como un ángel en la tierra.






Aquí en estas fotos se puede ver a Ikaro intentando calmar a Malak, otro caballo al que estaban curando y lo estaba pasando mal.



Si os interesa ver el gran trabajo de este Santuario y sentís el llamado de ayudar o apadrinar a alguno de estos caballos, les podéis encontrar en: 
http:// santuariowinston.org
Mil gracias!


No hay comentarios:

Publicar un comentario