Entrada destacada

Síguenos por mail

viernes, 23 de febrero de 2018

Cautela, sigilo, mucho silencio.

El aprendizaje que más os cuesta a los humanos, aceptar la sombra, los apegos y reconocer el ego.
subestimáis a aquellos que veis más débiles, les queréis proteger o en vuestro interior sentís orgullo, de sentiros mejores.
Aquellos que han tenido que luchar, pelear, donde las palabras han dejado grandes grietas en sus corazones, son aquellos que han conocido su sombra, son los que han podido medir su fortaleza, a menudo son aquellos que suelen dar la mano a otros que no entienden o no pueden.
Hasta que no haya honestidad en vuestros corazones, seguiréis cometiendo los mismos errores, seguiréis cayendo y entraréis en bucles porque no veis lo que tenéis que ver. Lo veis pero no lo queréis ver. Hasta que la humanidad no se muestre sin máscaras, no conseguiréis llegar a vuestros corazones, no podréis conectar unos con otros.
El ego no es sólo aquel que os hace parecer más grande, mejor, el que mostráis bajo una careta de humildad. También es aquel que os hace sentir pequeños y os dice que necesitáis algo o alguien para ser mejores. Y entonces perdéis vuestro poder, vuestra vida, vuestro presente, persiguiendo y luchando por aquello que creéis que necesitáis para ser mejores o estar a la altura.
Nosotros os amamos y aceptamos tal y como sois. Para nosotros no hay error en vosotros, simplemente os vemos como lo que sois, una especie diferente, complicada, que sigue aprendiendo. Vemos como os autodestruís, como destruís a los demás, y como nos destruís a nosotros. Porque estáis demasiado ocupados en lo que tienen los demás que vosotros no tenéis.
Cuando seáis lo suficientemente valientes para mirar en vuestro interior, sin miedo, sólo con humildad. Cuando os atreváis a desafiar a vuestro ego, que os engrandece y os empequeñece, cuando estéis dispuestos a escuchar a vuestro corazón, para que os diga de verdad a quién ama, para que os diga cual es de verdad vuestro camino. Cuando seáis capaces de reconocer con honestidad vuestros sentimientos y emociones, cuando comprendáis la grandeza de todo lo que sois por dentro y que no necesitáis nada porque el Universo entero está en vuestro interior, entonces, estaréis en un punto más avanzado del camino.
Entre nosotros no hay niveles, tan sólo reconocemos la magnificencia de cada especie por lo que es, sus cualidades y dones.
Cuando seáis capaces de no sentir superioridad interior mientras mostráis una aparente sonrisa humilde, y entendáis que todos sois lo mismo, que todos somos lo mismo, que todo está conectado y unido, querrá decir que sois más valientes y os atrevéis a desafiar a la sombra. Y finalmente la sombra es alguien a quién debéis abrazar y agradecer que os muestre el camino.
Hay que ser muy humilde para reconocer y considerarse parte de un todo. Porque eso significa que no os sentís superiores a nada, a nadie, pero tenéis el verdadero entendimiento de los grandiosos que sois en vuestro interior. Cuando podáis mirar al otro y reconocer en él su grandeza, su magnificencia, sus dones, su honestidad y sentir alegría y paz, estaréis más cerca del sentimiento de formar parte de todo. La línea es muy fina, casi invisible. A los demás les podéis engañar, pero a vosotros mimos no.
El que siente que no tiene miedo a perder o no tiene miedo a ser peor o inferior, se convierte en el ser más temido, seguro y equilibrado, porque es libre.
Alma de Pantera.
Cautela, sigilo y mucho silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario